eu | es
Home / Educación / Crianza / ¿Colecho SI o NO?

¿Colecho SI o NO?

 


ohe partekatzea-colecho¿Tienes prejuicios sobre el colecho? 
Los prejuicios son opiniones que nos formamos, sin demasiada evidencia, con objeto de evitar cambios que consideramos negativos en nuestra cultura. Digo en nuestra cultura porque en otras culturas y/o países como India (prevalencia del 93%), Japón (59%) o Corea (45%) es una práctica habitual no existen los prejuicios que existen en la nuestra. Lo cierto es que, desgraciadamente, más que depender de cuestiones culturales, la práctica del colecho depende de los ingresos económicos. En un estudio del 2009, se confirmó que las familias con ingresos inferiores a 15.000 euros al año practicaban más el colecho que aquellas familias con ingresos superiores a esta cantidad. El desarrollo económico se asocia a un mayor individualismo y no podemos olvidar que, a pesar de que lo criticamos y tratamos de cambiar, hemos decidido y nos han impuesto vivir en un sistema capitalista donde hemos situado el valor del trabajo sobre el valor del cuidado.

En este documento sintetizaré y opinaré sobre el trabajo de Shailesh y colaboradoras publicado en la revista de Psiquiatría y Enfermería Infantil y Adolescente en el año 2011. Abordemos pues el tema,

¿El colecho es bueno o malo para el desarrollo psicoafectivo del niño/a?

-          Con respecto a la autonomía del niño o niña…

Una de las razones que se aducen para estar en contra del colecho (además de las vinculadas al sistema capitalista actual) es que puede perjudicar la autonomía infantil. A veces solemos olvidar que el desarrollo de la autonomía infantil es un proceso gradual de maduración que requiere de un ambiente seguro. Aquellos niños y niñas a quienes se les exige con demasiada celeridad ser autónomos/as e independientes corren el riesgo de mostrar apegos inseguros y ambivalentes. Es decir, muestran dudas sobre la estabilidad afectiva de las figuras de apego (madre, padre, hermanos/as…). Los niños/as que tienen estos apegos muestran menores niveles de autoestima, mayores de agresividad y menor capacidad empática. Los/as niños/as que desarrollan un apego seguro con sus progenitores gracias a estilos educativos basados en el cuidado psicoafectivo del niño/a, muestran una mayor capacidad de explorar el mundo con una mayor autonomía.

-          Con respecto a la indefensión infantil…

ohe partekatzea-colechoExisten investigaciones que han evidenciado, con rigurosidad, que el colecho incrementa la probabilidad de ocurrencia de muertes súbitas en niños/as de menos de 1 año, especialmente cuando los cuidadores tienen sobrepeso, son alcohólicos, consumen otras drogas o tienen algún problema del sueño.

Por otro lado, algunos niños/as pueden reclamar el colecho como respuesta a una situación de indefensión (bullying, divorcio, etc.) y, en estos casos es fundamental examinar el problema desde los ojos del niño/a adecuándose a su nivel de desarrollo. Además, no debe instrumentalizarse al niño/a para rellenar los vacíos afectivos de los procesos de separación dado que pueden obviarse las necesidades psicoafectivas de éstos e interferirse en su proceso de desarrollo natural hacia mayores cotas de autonomía.

A su vez, es importante mencionar que si el colecho se asocia a una regresión en el niño/a, por ejemplo en el control de esfínteres, deterioro en el desempeño escolar o incremento en las conductas de aislamiento social, debe buscarse la ayuda de un/a profesional.

-          Con respecto al proceso psicoafectivo del niño o niña…

Sin embargo y dicho lo anterior, lo cierto es que en lo que se refiere al desarrollo psicoafectivo infantil, no existen evidencias de que el colecho sea perjudicial. Así lo demostró una investigación realizada durante 18 años con un grupo de niños/as europeos/as y americanos/as. No se observaron evidencias de que el colecho se asociara negativamente a problemas relacionales con otros niños/as, problemas conductuales o problemas con las relaciones íntimas en la adolescencia. Es más, existen evidencias de lo contrario, es decir, de que el colecho puede favorecer el desarrollo psicosexual infantil. En este sentido, sabemos con cierta seguridad que el colecho favorece la frecuencia de amamantamientos nocturnos, la continuación del amamantamiento durante más años, el aumento de la interacción cuidador-niño/a durante la noche y la mejora de los lazos afectivos. Además, se han encontrado evidencias de que el colecho, en contra de lo que se piensa, reduce el cansancio en los cuidadores/as. El argumento es sencillo. Si un niño se duerme con el padre o la madre cerca y, durante la noche, se despierta, tiende a dormirse con mayor facilidad si las condiciones al despertar son iguales a las que eran cuando se durmió.

Por lo tanto, cuando decimos que el colecho no es bueno porque el niño o la niña no será autónomo/a, no sabrá relacionarse, será dependiente o tendrá problemas, son nuestros prejuicios y estereotipos los que hablan, no los hechos.

La decisión es tuya. Colecho SI o Colecho No y ¿por qué?

Aitor Aritzeta

About TTiKLiK!

2 comments

  1. Bai, bai eta bai.

    Arrazoi horiez gain, gurasoen ugaztun izaeraren parte baita, haurrak gertu izatea. Instintoa. Eta bularra emateko ere askoz erosoagoa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*


− 2 = siete

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>