Salud

Oxiuriasis: xixareak – lombrices

 

Gure Maritxinpartak, 2 urte zituenetik edo; orain 4 t’erdi dauzka, 2-3 hilabeten behin ikeragarrizko xixare ‘brotea’ izaten du. Hasieran, lo hartu ta handik 15-30 minutura amets gaizto modukoak izaten hasten da, 15 minututan ‘sonambula’ bezela egon eta gero lo hartzen du (horrela gauero pare bat aldiz).

Baina egunak pasa ahala, egoera okertzen doa, ta orduan dar-darizoak (gorputz osoa dar-darka jarri) eta hortzak kraskatuz hasten da ‘brote’ bakoitzean. Normalean ipurdiko mina duela kexatzen da saltoka.

Azkenekoan ordea, ahoraino edo igoko zitzaizkion ta lo zegoela gelan alde batetik bestera hasi zen, mingaina kanpora ateraz..oso gaizki pasatzen.

Soluzioa? Homeopatiarekin (cina eta teucrium) probatu dugu, elikadurarekin baita (kalabaza pipak…), baina horrelakoetan botika eman beharra izaten diogu.

 

Hona emen interneten xixareei buruz (Oxiuriasis) aurkitu dugun informazioa. Ea baliagarri zaizuen!

1. ¿Qué son?

Son parásitos intestinales (conocidos como Enterobius vermicularis u Oxiuros) que sólo habitan en el intestino de los humanos. Una vez que las larvas maduran (de 3 a 4 semanas tras el contagio) su apariencia se asemeja a pequeños hilos blancos de algodón de entre 0,5 y 1 cm de longitud. Éstos migran hacia la zona anal, donde las hembras depositan sus huevos.

2. ¿Qué síntomas producen las lombrices en los niños?

Picor alrededor del ano y más por la noche, que es cuando el niño duerme, ya que es cuando las lombrices descienden a depositar sus huevos. La sustancia gelatinosa que los recubre es la que produce el picor. El niño también puede despertarse, tener pesadillas y, a veces, episodios de sonambulismo.

3. ¿Cómo se diagnostica que el niño tiene lombrices?

Puedes mirar el culete del niño por la noche con una linterna (espera a que lleve dormido un par de horas, para dar tiempo a las lombrices a migrar a la zona anal). Si no ves ninguna, pero aún así crees que el niño tiene lombrices, llévalo al pediatra para que le haga un test de Graham. Es una prueba indolora que consiste en colocar una especie de cinta de celo en el ano, que luego se observa al microscopio para ver si hay larvas o huevos.

4. ¿De qué modo se contagian?

El contagio se produce por la ingestión o inhalación de los huevos, que pueden sobrevivir hasta tres semanas fuera del huésped. Una higiene inadecuada (si el niño no se lava bien las manos después de ir al baño y antes de comer) y el hábito de chuparse los dedos hacen que las lombrices sean muy comunes en los primeros años de vida: se estima que el 40% de los niños tendrá lombrices antes de cumplir los 10 años.

5. ¿En qué consiste el tratamiento?

El pediatra recetará un medicamento de la familia de los antihelmíticos, cuyo principio activo es mebenzadol, y que se debe tomar de nuevo a los 15 días para asegurarse de que no se produce una reinfestación. Para los menores de 2 años se aconseja el uso de pamoato de pirantel, con las mismas pautas de dosificación. Para aliviar las molestias puedes aplicar lociones calmantes en la zona (hammamelis o caléndula) y baños de asiento, especialmente por la mañana, que no sólo calmarán la zona afectada, sino que eliminarán gran parte de los huevos.

6. ¿Debe tratarse toda la familia?

Sí. Debido a que los huevos tienen una gran capacidad de supervivencia, algún otro miembro de la familia puede estar infectado aunque aún no presente los síntomas.

7. ¿Tengo que lavar su ropa aparte?

Conviene que tras la primera toma de la medicación, laves en un ciclo caliente su ropa interior, sábanas y toallas. Ten cuidado de no sacudirlas para que los huevos no se queden flotando en el aire, ya que pueden ser fácilmente inhalados. No estaría de más que hicieras lo mismo con la ropa de todos los que vivís en la casa y que dedicaras una especial atención a la limpieza del baño.

8. ¿Las lombrices afectan igual a niños y niñas?

Esta infección parasitaria afecta por igual a ambos sexos, pero en las niñas las lombrices a veces migran hacia la zona genital y uretra (orificio de entrada de la vejiga), lo que puede causar enrojecimiento, flujo vaginal y, en contadas ocasiones, molestias al orinar y escapes de pis por la noche.

9. ¿Hay forma de evitar que el niño tenga lombrices?

Es imposible prevenirlas al cien por cien, pero unas correctas normas de higiene reducen mucho las posibilidades de contagio. Enseña a tu hijo a lavarse bien las manitas después de ir al baño y antes de comer, mantén sus uñas muy cortas para que si se rasca no se le acumulen los huevos debajo, evita que se chupe los dedos y utilizad toallas diferentes para el aseo de cada persona de la casa.

10. ¿Si está con lombrices, el niño puede ir a la guarde o al cole?

En principio no hay problema en que continúe haciendo su vida normal, pero conviene que se lo comentes a sus profesores o cuidadores para que extremen las medidas higiénicas. Intenta vestirle con ropa que dificulte que se rasque el culete si le pica, como por ejemplo pantalones de peto y bodies.


¿Qué es?

La oxiuriasis es una parasitosis muy común en los niños y su distribución es mundial. El ser humano es el único huésped de este parásito.

Es especialmente frecuente en niños de edad escolar y preescolar, también en sus madres y en poblaciones institucionalizadas, pero nadie está exento de padecerla.

El parásito se llama Enterobius vermicularis u oxiuro, aunque en el lenguaje coloquial solemos llamar a estos helmintos simplemente “lombrices”.

¿Dónde habitan las lombrices?

Las lombrices inmaduras se localizan en el intestino delgado. Las adultas, que son como un pequeño trozo de hilo blanco de 0,5 a 1 cm de longitud, viven en el intestino grueso, desde donde migran generalmente por la noche hacia los márgenes del ano y sus proximidades, y aquí las hembras depositan sus huevos que contienen las larvas.

La cubierta de los huevos es pegajosa y origina irritación y picor. Cuando el niño se rasca, los huevos quedan en los dedos y debajo de las uñas, con lo que, si se lleva la mano a la boca, puede tragarlos; las lombrices salen de los huevos en la porción superior del intestino y en aproximadamente dos semanas se reproducen e inician de nuevo el ciclo.

Debido a que las hembras mueren después de depositar los huevos en la piel perianal, es necesaria la reinfestación por autoinoculación o por infestación adquirida de otros, para mantener la oxiuriasis en una persona.

Los huevos se diseminan en los diferentes ambientes del hogar, sobre todo en dormitorios y baños, contaminan los objetos, alimentos, agua y piscinas. Y permanecen viables en el interior de los edificios, por lo general de dos a tres semanas.

El contagio se produce a través de los huevos larvados, ya sea por ingestión o inhalación de los mismos. Los huevos pasan de niño a niño a través de las manos o al compartir juguetes, ropa, sábanas, WC. Además son muy ligeros y flotan en el aire. Aunque es un bulo muy extendido, no existe ninguna relación causal entre la toma de golosinas y aparición de lombrices.

Es frecuente la infestación de otros miembros de la familia.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas generalmente comienzan de 2 a 4 semanas después del contagio. Lo más frecuentes son el picor o prurito en la región anal, el cual es más intenso durante la noche, pudiendo producir problemas como sueño intranquilo, irritabilidad, despertares frecuentes, pesadillas e incluso sonambulismo. Suele acompañarse de prurito en área de los genitales originando irritación e inflamación secundaria al rascado.

En las niñas, los oxiuros pueden llegar a la vagina o a la uretra, dando lugar a irritación vaginal con picor, flujo o menos frecuentemente, molestias al orinar.

No se ha establecido relación causal con síntomas como dolor abdominal, falta de apetito, mala ganancia de peso, cansancio, anemia, hiperactividad ni rechinar de dientes (bruxismo).

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se establece cuando los “gusanos” adultos son visualizados en la región perianal, que se examina con mayor facilidad 2 ó 3 horas después de que el niño se haya dormido.

De forma alternativa se puede realizar el Test de Graham, que consiste en la toma de muestra mediante una cinta adhesiva que debe ser transparente (no solamente translúcida) para recolectar en la región anal y perianal cualquier huevo, con el objeto de visualizarlos directamente luego con un microscopio. Se deben obtener tres muestras consecutivas cuando el paciente se despierta por la mañana y antes de lavarse.

¿Cómo se trata?

El tratamiento es simple y eficaz. Existen varios medicamentos para tratar esta infestación, aunque ninguno destruye los huevos, por lo que es necesario repetir una segunda dosis dos semanas después de la primera, para eliminar las lombrices que se hayan desarrollado a partir de los huevos en ese periodo.

Suele ser conveniente que tomen el tratamiento todos los miembros de la familia. El tratamiento se realiza 1 vez y debe repetirse a las 2 semanas (el más usado).

Las personas infestadas deben bañarse por las mañanas, el baño elimina una gran proporción de los huevos. Cambiando con frecuencia la ropa interior y la de la cama se puede reducir la contaminación del ambiente local y el riesgo de reinfestación.

Si los oxiuros reaparecen, es mucho más probable una reinfestación que un fallo del tratamiento. Las infestaciones repetidas deben tratarse de igual manera que la primera.

Algunas recomendaciones

No hay motivo para modificar la dieta o las actividades de su hijo. Puede continuar asistiendo a la escuela o guardería, aunque conviene tratar este pequeño problema cuanto antes. No existe necesidad de restringir su contacto con otros niños, siempre que las medidas higiénicas sean correctas.

La infección por oxiuros es tan frecuente en los niños que es prácticamente imposible impedir su diseminación. Una apropiada higiene doméstica, con adecuado lavado de manos después de ir al servicio, y el mantenimiento de las uñas limpias y cortas son medidas razonables.

El empleo de un pijama cerrado impide el contacto directo de los dedos con la región perianal y la diseminación a las ropas de la cama.

La ropa de su hijo, especialmente pijama, toallas y ropa de cama, debe lavarse con agua caliente el primer día que tome la medicación, evitando sacudirla para no diseminar los huevos del parásito por el aire. Por el contrario, esterilizar los juguetes, desinfectar los muebles o lavar excesivamente cortinas o alfombras, son medidas sin eficacia demostrada.

Debido al alto grado de reinfestación, el control se hace difícil en las guarderías y escuelas. En instituciones puede ser efectivo el tratamiento simultáneo y masivo de todos los componentes y repetirlo a las 2 semanas.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba