Rincón de lectura

Ser padres, hoy: a la búsqueda del sentido común

 

  • Egilea: Purificación Biniés Lanceta
  • ISBN: 978-84-7827-944-9
  • Argitaletxea: GRAO
  • Hizkuntza: Gaztelania
  • Edizio urtea: 2010
  • Salneurria: 14,6€
  • Orrialdeak: 124
  • Erosi

 

 

 

SINOPSIS

El libro que tenéis en las manos está especialmente recomendado para los padres y las madres de esos niños y adolescentes de hoy en día que lo tienen todo, que crecen o han crecido con las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y con muchas cosas más, que ya existían antes o nuevas de ahora.

Este libro, no exento de humor, les ayudará a reflexionar e incluso a replantearse las relaciones padres-hijos para impregnarlas de sentido común, un concepto que en nuestras sociedades, tan tecnificadas, expertas y modernas, a menudo –demasiado a menudo– perdemos de vista. Es absolutamente imprescindible arremangarse ya en la educación de los hijos, porque nadie puede sustituir a los padres, ya sean éstos biológicos o adoptivos. En estos tiempos de cambios e incertidumbre que vivimos, parece que hemos pasado de la autoridad paterna incuestionable, gracias al argumento irrefutable del tortazo o la colleja, a la autoridad paterna inexistente porque queremos ser padres guais y modernos y simpáticos…

Adjetivos que quedan eclipsados siempre que de la boca del padre o de la madre surge un «no» rotundo dirigido a los hijos. Un «no» que, además, comporta un mar de gritos, lloros y pataletas que el adulto-padre-madre querría, a poder ser, ahorrarse…

Pero el peligro de ahorrarse la pataleta que sigue al «no» es que nuestros hijos acaban por no aprender que hay unos límites –en este mundo y en la vida que vivimos– que conviene no atravesar si no queremos herir a aquellos que tenemos a nuestro lado, y que sin este aprendizaje básico no funciona nada, ni en la vida de los padres ni en la vida de los hijos.


 

Habla del sentido común, el que dicen que es el menos común de los sentidos y el que a veces perdemos de vista en muchas facetas de nuestra vida y frecuentemente mientras estamos educando.
 
En la parte introductoria del libro, la autora enfatiza las dificultades de la vida “moderna” que nos ha tocado vivir, haciendo énfasis en la pérdida de la tribu (aquella en la que se educaban antiguamente los niños) y en cómo se han devaluado algunos bienes que en épocas anteriores eran valorados como la experiencia de los adultos y los “mayores”, y los consejos.
 
El libro desgrana algunos capítulos interesantes dedicados a las nuevas tecnologías y a cómo “mal utilizadas” se comen el espacio familiar y dedicado a compartir. Me ha gustado especialmente un capítulo dedicado a la televisión, donde explica que en los inicios, la televisión unía a las familias, pues la programación era única y sólo abarcaba unas cuantas horas del día, y de alguna manera servía para hacer “comunidad”. A día de hoy son raros los hogares donde hay menos de dos teles, y muy a menudo, los niños la tienen en su habitación, favoreciendo el individualismo y la poca convivencia familiar.
 
Otro de los capítulos que me ha gustado especialmente (por aquello del sentimiento de madre imperfecta que no me abandona nunca), se titula “Padres y madres de libro”. En este capítulo habla de nuevo de la tribu perdida y de la complejidad de educar, intentado contestar a una serie de preguntas que tienen mucha sustancia como por ejemplo: ¿Sabemos realmente que es un hijo?, ¿Los padres de hoy, sabemos decir “no?, ¿Necesitamos a nuestros hijos? ¿Queremos hijos o queremos famosos, celebridades, niños perfectos?
 
En definitiva y para los que os animéis a descubrirlo por vosotros mismos, es un libro de lectura fácil y agradable, que si bien no da pautas concretas, sí hace reflexionar sobre aspectos cotidianos de nuestra vida familiar.
 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar