FrustracionesEducación

Gestión del Enfado

 

El texto de hoy, es un resumen de una charla que ha impartido Nerea Mendizabal en Ataun (Gipuzkoa). Gracias Ainhoa!

El tema de la charla era la gestión del enfado. El primer punto importante es que el enfado es algo positivo, que tenemos que mirar de frente y utilizar en vez de reprimirlo o sentirnos culpables por sentirlo. El enfado es una energía muy potente que tenemos, que nuestro cuerpo nos da, para detectar que algo nos está pasando. Ese algo suelen ser necesidades no cubiertas. Así que usemos el enfado para a partir de él ver qué necesitamos y así mejorar nuestra calidad de vida y nuestras relaciones.

Para hacerlo, Nerea propone una serie de pasos, que convierten toda esa “mierda” (ira, impotencia, rabia, etc.) en compost (acciones concretas que lleven a que nos encontremos mejor). Los pasos eran (más o menos) los siguientes:

1. Hacer la fiesta del enfado:

Es decir, sacar todo lo relativo a ese enfado a la luz, es decir, los juicios, la rabia, nuestras observaciones, etc. Podemos hacerlo bien a solas (escribiéndolo, diciéndolo en alto, etc), bien con una persona de confianza (amig@)

2. Dar rienda suelta a ese enfado, con el cuerpo:

Gritar, saltar, bailar, pegar puñetazoso a la almohada, correr, etc. Es decir, soltar el enfado con el cuerpo. Luego nos sentiremos mucho más relajadas.

En este punto surgió un tema muy interesante, que era, si convenía o no hacer este tipo de cosas delante de tus hijos. Nerea decía que tenemos que enseñar a nuestros hijos a que suelten su enfado y no se lo traguen. Evidentemente hay cosas que no debiéramos hacer delante de nuestros hijos, y entiendo que no nos sentiremos tan libres para soltar toda esta rabia delante de ellos. Nerea proponía cosas como decirle al hijo algo como: “mira, esta situación que estamos viviendo ahora hace que realmente me sienta mal y enfadado, y voy a irme un momento (a mi cuarto, a la calle, etc.) para poder soltar toda esta rabia y/o frustración que estoy sintiendo”.

3. Mirar más allá del enfado, esto es, buscar las necesidades que están en el transfondo del enfado.

Por ejemplo:
– Me he enfadado porque no me ha hecho caso -> necesidad de sentirme valorada
– Me he enfadado porque se pega con su hermano  -> necesidad de vivir en un entorno de paz y armonía
– Me he enfadado porque no come -> preocupación por su salud

etc.

4. Una vez detectadas las necesidades expresarlas de forma verbal.

Es decir, hablar sobre por qué te has enfadado desde ti. No decirle al otro: “me he enfadado porque nunca me haces caso”. Eso es un juicio. Se trata de decir: “me he sentido mal porque necesito sentirme querida, y cuando no me haces caso siento que no me quieres”. Eso es hablar de una necesidad propia

5. Buscar formas de cubrir las necesidades.

Por ejemplo, si por las mañana es una locura y no me da tiempo a desayunar y llegar a coger el bus del cole, y estamos todos enfadados y gritándonos puedo pedir colaboración. Se la puedo pedir a mi hijo, pero si es pequeño es poco probable que pueda colaborar mucho, o que le dure mucho, así que conviene más buscar a otro adulto que te pueda echar una mano.

Esto con respecto a la gestión de mi enfado. Ahora, respecto a la gestión del enfado de otros, es decir, cuando tienes a alguien delante muy enfadado contigo soltando toda la “mierda”. Los pasos serían:

1. Ese enfado es suyo, no mío.

No tengo que actuar como una esponja que absorbe el enfado del otro (y así genero uno mío propio), sino mirarlo como algo suyo. Nerea proponía imaginarte una palangana entre la otra persona y tu, y visualizar cómo todo su enfado se va metiendo en esa palangana, o cubo, o armario, o lo que quieras.

2. Después que el otro ha soltado todo su enfado:

Mientras tú te mantienes observando y tranquilo, intentar acompañar al otro a dar los pasos del punto anterior, es decir, convertir su “mierda” en compost, y de ahí descubrir las necesidades que tiene esa persona.

…………… y bueno, eso es la teoría …. ahora la práctica se adquirirá “practicando”! 🙂

Ainhoa Alonso

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar