Antibioticos naturalesRemedios naturales

Antibioticos naturales

 

Los ANTIBIÓTICOS NATURALES son aquellos remedios procedentes del mundo vegetal que son capaces de inhibir el crecimiento de microorganismos o de eliminarlos, por tanto, pueden ser capaces de evitar o curar muchas enfermedades.

Los antibióticos naturales se diferencian de los sintéticos, es decir aquellos producidos por síntesis en el laboratorio, en las siguientes características:

 

– No tienen efectos secundarios: En general, por ejemplo, no producen reacciones alérgicas o sensibilidad en el estómago.

– Son capaces de respetar los microorganismos beneficiosos para el organismo, por ejemplo, aquellos que son necesarios en la flora intestinal.

– No resultan peligrosos por acumulación.

– Son baratos y fáciles de conseguir.

 Entre los principales antibióticos naturales tenemos :

 

LILIÁCEAS: A esta familia pertenecen AJOS, CEBOLLAS y PUERROS. Todos ellos contiene ácido tiociánico-HSCN, cuya estructura química presenta complejos compuestos azufrados con gran poder bactericida. Además de favorecer la actividad de las enzimas involucradas en la desintoxicación del organismo, ayudan en el proceso de curación de heridas, ejercen efecto antiinflamatorio y analgésico.

 

AJO: ( Allium sativum) Sin duda alguna el mejor bactericida y antiviral natural. Contiene más de 20 componentes con propiedades antivirales y casi 40 componentes antibacterianos ( Aliicina, ajoeno, ácido caféico, acido ascórbico, acido clorogénico, quercitina, etc.) Todo ello lo hace ideal para el tratamiento interno de enfermedades respiratorias y del aparato excretor. Usado externamente, sirve para desinfectar y prevenir infecciones en las heridas. Además de antibacteriano, mejora la circulación y reduce la hipertensión y el colesterol alto.

CEBOLLA: ( Allium cepa) Con una composición similar al ajo, la cebolla constituye otro antibiótico natural. Rica también en componentes sulfurados, ácidos y flavonoides es uno de los mejores remedios naturales para combatir procesos infecciosos del aparato respiratorio ( gripe, bronquitis, faringitis, etc..)

Usada externamente, se considera un buen desinfectante. Aparte de ser ideal especialmente en caso de enfermedades respiratorias, también funciona en casos de digestiones lentas y fermentaciones intestinales. Igualmente, evita parásitos y regula glucosa en la sangre. Es depurativa y previene afecciones cardiovasculares.

EQUINÁCEA: ( Equinácea angustifolia) La principal virtud de la equinácea radica en sus propiedades antimicrobianas en contra de bacterias, hongos y virus que la configuran como un auténtica alternativa a los antibióticos químicos. La razón de esta propiedad se debe a su capacidad para estimular el sistema inmunitario, produciendo más glóbulos blancos.

JENGIBRE: (Zingiber officinale) Es su capacidad antibacteriana y su tolerancia por los microorganismos necesarios en la flora intestinal ( Lactobacillus) la que le permite aumentar la riqueza de esta, eliminando microorganismos perjudiciales, como la Escherichia coli, responsable de la mayor parte de las especialmente en los niños, y muchos casos de gastroenteritis. Su poder antibacteriano es capaz de eliminar el Helicobacter pylori, una bacteria, cuyas secreciones de amoniaco con las que se protege de los jugos gástricos son las responsables de la aparición de muchas úlceras.

TOMILLO ( Thymus vulgaris) Son fundamentalmente los ácidos que contiene esta planta los que le proporcionan propiedades antivirales. El tomillo es un fuerte antibacteriano, no mata las bacterias pero impide que estas se multipliquen ( Propiedad bacteriostática) Usada externamente es un potente desinfectante y ayuda a cicatrizar las heridas.

ROMERO: ( Rosmarinus officinalis) El romero contiene más de 40 principios antibacterianos y más de 20 antivíricos. Usado en infusiones puede ayudar a combatir los gérmenes de las enfermedades respiratorias o intestinales. Utilizado como aromatizante en la comida impide al mismo tiempo la proliferación de gérmenes patógenos.

MENTA: ( Mentha ssp. ) Las mentas también son muy ricas en principios antibacterianos, especialmente indicadas para prevenir putrefacciones intestinales.

TILA: ( Tilia sp.) La tila posee propiedades antivirales y antibacterianas capaces de inhibir el crecimiento de virus y bacterias, por lo que resulta muy útil su administración durante los periodos en que el organismo se ve obligado a luchar contra las infecciones. En este sentido se puede considerar esta planta como un buen antibiótico natural.

SETAS MEDICINALES: Las propiedades antibióticas de las setas son muy destacadas. No solamente hay que resaltar el Penicillium notatum a partir del cual se sintetizó la penicilina sino que son muchas las setas comestibles o venenosas con los mismos principios. Hongos tan utilizados en la mesa como los champiñones (Agaricus bisporus) o los níscalos ( Lactarius deliciosus) han demostrado tener en su composición antibióticos naturales. El hongo shiitake, cultivado desde hace siglos en las montañas de Asia, aumenta las defensas específicas, actúa como antivírico, y también es un antibiótico que resulta muy útil ante problemas respiratorios.

FRESA: Esta fruta posee función antiviral y, a la vez, es depurativa y diurética. favorece la salud de la piel, ataca bacterias y estimula la regeneración de las células.

LIMÓN: Esta fruta cítrica es considerada un poderoso fortalecedor del sistema inmunológico, ya que es rico en vitamina C lo cual representa una ayuda activa contra las infecciones. Además es un desinfectante, reduce fiebre e irritación de garganta y es auxiliar contra enfermedades reumáticas.

EL PROPÓLEO (PRÓPOLIS): El propóleo (própolis) es una sustancia resinosa que las abejas obtienen de las yemas de los árboles y de algunos vegetales y que luego en la colmena terminan de procesar ellas mismas.

Las abejas utilizan el propóleo (própolis) para recubrir las paredes de la colmena y mantenerla libre de bacterias. El propóleo (própolis) está compuesto de Resinas, Ceras, Flavonoides, Sales minerales, Aceite esencial y cientos de compuestos, muchos de los cuales todavía sin estudiar. Se puede comprar en forma de extracto, aceites, comprimidos y cremas.

 

Propiedades del Propóleo:

Es antibacteriano, antiviral, inmunoestimulante, antiinflamatorio, cicatrizante y ligeramente analgésico.

  • Garganta y boca: en anginas, faringitis, laringitis, aftas bucales, muguete y abcesos dentales da muy buenos resultados.

  • Vías respiratorias: ante los resfriados es muy útil como complemento a otras terapias.Es estimulante de las defensas.

    En casos de turbeculosis pulmonar también puede ser un buen aliado.

  • Estómago y colon: en casos de úlcera gástrica es de gran ayuda para combatir a la bacteria “Helicobacter Pylori” que se cree responsable de esta dolencia.
    Se han conseguido buenos resultados en algunos pacientes afectados por Diverticulitis, gastritis, enfermedad de Crohn y diarrea de candidiosis intestinal.

  • Ginecología: las cándidas, llagas uterinas, inflamaciones vaginales y picazones suelen responder muy bien a los lavados de propóleo diluido en agua.

 

En la piel: el própolis o propóleo es fantástico en la lucha contra las micosis u hongos de la piel.Las personas postradas mucho tiempo en la cama y con llagas o ulceraciones también se pueden beneficiar en gran medida.En la medicina islámica era muy usado para las heridas.

En el Acné funciona muy bien en forma de crema o para lavarse la cara diluido en agua.

En las ulceraciones irritativas de los dedos de la mano, llamadas vulgarmente “alergia a detergentes de las amas de casa” se obtienen buenos resultados usando cremas a base Propóleo y Caléndula.

También los sabañones mejoran mucho con la misma crema.

 

Precauciones en el uso del propóleo:

El própoleo es una sustancia totalmente natural, que no solo carece de toxicidad, sino que por el contrario proporciona al organismo, entre otras acciones, una mayor resistencia frente a las agresiones, siempre que sea utilizado correctamente.

Cuando se tome própoleo por primera vez, habrá que proceder con cautela. Aunque solamente en casos raros aparece alergia, hay que tomar todas las medidas de precaución, a fin de evitar semejante incomodidad. Por ello, se recomienda tomar el primer día una pequeña dosis antes de acostarse. Si al día siguiente por la mañana no se notan síntomas desagradables, es posible comenzar la cura.

No existe ninguna contraindicación en cuanto a su uso, excepto en los casos de alergia al producto. Es compatible con cualquier otro tipo de terapia, siendo usado como complemento en muchas de ellas.

No es aconsejable en casos de asma bronquial alérgica ya que puede empeorar los síntomas.

 

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba