LactanciaAlimentaciónSalud

Nutrición y salud infantil. De los cero a los once años I

 

Pedro Gorrotxategi Gorrotxategi. Pediatra. Centro de Salud de Beraun
Itzulpena euskaraz

INTRODUCCIÓN

La alimentación, la nutrición y la salud son procesos íntimamente relacionados en el ser humano. No se puede disfrutar de un estado óptimo de salud sin una nutrición correcta, que a su vez precisa de una alimentación adecuada. Los aspectos nutritivos y, por lo tanto, la alimentación son muy importantes en la primera época de la vida, porque, a la vez que permite el crecimiento y desarrollo adecuado del ser humano, es cuando se crean los hábitos alimentarios que se prolongarán durante toda la vida.

En el presente trabajo abordaremos los aspectos nutricionales relacionados con la salud en el periodo de lactante y escolar, haciendo hincapié en la importancia de la lactancia materna. Otro momento importante del desarrollo y de la nutrición en la vida humana es la adolescencia, que será analizada en otro de los artículos de este monográfico.

LACTANCIA MATERNA

La leche materna es el alimento ideal para el lactante, cubriendo sus necesidades nutricionales al 100% hasta los 6 meses. Las fórmulas adaptadas, elaboradas a partir de leche de vaca modificada, son adecuadas nutricionalmente para el lactante, aunque la leche materna tiene unas características insustituibles que se deben destacar.

Argazkia
Foto: www.osakidetza-svs.org

La leche materna evoluciona a la vez que lo hace el niño, habiendo una leche especial en los primeros días, llamada calostro, con mayor cantidad de proteínas, que se continúa con la denominada “leche madura” a partir de la cuarta semana. Por otro lado, la leche también evoluciona a lo largo de cada toma. La leche, al comienzo, es más líquida y dulce, en cambio, al final, más densa y menos dulce, con lo que el lactante se sacia más y deja de succionar. De esa manera, continúa con agrado mamando del otro pecho, donde vuelve a encontrar la leche más dulce y líquida. Contiene hormonas y factores de crecimiento que tienen un importante papel en la maduración de órganos y tejidos.

Además, posee una gran cantidad de elementos defensivos: inmunoglobulinas, linfocitos y macrógagos, entre otros, que protegen a los niños de infecciones intestinales y de todo tipo. Fruto de estas propiedades, se ha demostrado que, según recoge un informe del “Grupo de trabajo sobre Lactancia Materna de la Academia Americana de Pediatría”, la leche materna disminuye la incidencia o la gravedad, o ambas cosas, de los procesos diarreicos, infecciones respiratorias, otitis, meningitis e infecciones del tracto urinario. Se ha observado un posible efecto protector de la leche humana frente al síndrome de muerte súbita del lactante, diabetes, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, linfomas, enfermedades alérgicas y otras enfermedades digestivas crónicas. También se ha relacionado la lactancia materna con un posible refuerzo del desarrollo intelectual.

Tanta importancia ha dado la Organización Mundial de la Salud a la promoción de la lactancia materna en hospitales que ha publicado un decálogo que intenta aportar información y ayuda a las madres y al personal sanitario para facilitar la lactancia materna en dichos centros. En la tabla que aparece a continuación, se recoge el citado decálogo.

Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para la promoción de la lactancia materna en los hospitales
Los diez pasos hacia una feliz lactancia Natural

Todos los servicios de maternidad y atención a los recién nacidos deberán:

1. Disponer de una política por escrito relativa a la lactancia natural, que sistemáticamente se ponga en conocimiento del personal sanitario.

2. Capacitar a todo el personal de forma que esté en condiciones de poner en práctica esta estrategia.

3. Informar a todas las embarazadas de los beneficios que ofrece la lactancia natural y la forma de ponerla en práctica.

4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora siguiente al parto.

5. Mostrar a las madres cómo se debe de dar de mamar al niño y cómo mantener la lactancia incluso si han de separarse de sus hijos.

6. No dar a los recién nacidos más que la leche materna, sin ningún otro alimento o bebida, a no ser que estén médicamente indicados.

7. Facilitar la cohabitación de las madres y los niños durante las 24 horas del día.

8. Fomentar la lactancia materna a demanda.

9. No dar a los niños alimentados al pecho tetinas o chupetes artificiales.

10. Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia natural y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos a su salida del hospital o clínica.

 

A los hospitales que cumplen todas estas características, tras una evaluación externa, se les da el título de “Hospitales amigos de los niños”. Las instituciones sanitarias y científicas, en los folletos informativos que elaboran, tienen en cuenta la promoción de la lactancia materna. Así por ejemplo, Osakidetza y el Departamento de Sanidad el Gobierno Vasco publicaron en 1995 la “Guía para la Madre y el Padre del Recién Nacido” que dedica 4 páginas a explicar la forma de realizar la lactancia materna y tres ala lactancia artificial. Mucho más extenso en su contenido es la “Guía de salud Materno-Neonatal” (1997), editada por la Sociedad Española de Neonatología y Sociedad de Medicina Perinatal que dedica 7 páginas a la explicación de la importancia y técnica de la lactancia materna, respondiendo a preguntas claves de muchas madres como: ¿Tengo leche suficiente?, ¿Son todos los bebés iguales?, etc.

En la información que se les da ahora a todos los padres y madres en el momento de tener un niño, la “Cartilla de salud infantil” dice concretamente sobre la alimentación del primer año:

 

· En los primeros meses, el mejor alimento para un bebé es la leche materna. Es la más nutritiva y digerible, y la única que aporta defensas frente a las enfermedades. Dar de mamar aporta también ventajas para la salud de la madre

· Casi todos los bebés lloran varias veces al día, por eso el llanto no es siempre síntoma de que se queda con hambre. Nunca toméis la decisión de añadir biberones o suspender la lactancia materna por vuestra cuenta; vuestro pediatra os indicará las posibilidades de continuar con el pecho o de iniciar una lactancia mixta.

 

Fuente: euskonews.com

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar