TTiKLiK!

Gogo eta gorputzaren zilbor-hesteak:bi kate (Mikel Laboa)

 

Los cordones umbilicales de la mente y el cuerpo.

Dos cadenas.

Dos cadenas, ambas han de ser cortadas.

Una, la del cuerpo, para poder vivir,

la otra, la de la mente, para poder ser libre.

Escuchame madre,

tú ya lo sabes,

tan pronto nací como el médico cortó el cordón umbilical que por el cuerpo me unía a ti.

Vintage Childbirth

Esa fue nuestra primera ruptura: la primera ley de vida para poder vivir.

En la niñez me amamantaste, de muchacho me enviaste a la escuela,

para que adquiriera las armas de la vida.

Todo ello te lo agradezco, en la medida en que yo puedo, por todo el valor que tiene en si,

pero, en la juventud, querida madre,

debes de percatarte,

que si quieres ser la madre que de verdad me quiere,

y que yo te quiera, entonces, debes dejarme ser,

que ese que soy yo, sea lo que yo quiera ser,

ya que este es el único camino,

para que de manera sincera nos queramos mutuamente,

para que ambos nos queramos plena y enteramente por siempre,

tu con tu personalidad, yo con la mía.

Madre, cortemos pues, como antes hicimos con la del cuerpo, cortemos ahora el cordón umbilical de la mente,

madre, el cordón umbilical de la mente.

 

 

Gogo eta gorputzaren zilbor-hesteak (Los cordones umbilicales de la mente y el cuerpo). (Mikel Laboa)

 

 

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar