MaternidadLactanciaCrianza

El destete: un final feliz

 

 2013-01-14 hikhasi

Family sketches

La lactancia se basa en una relación beneficiosa tanto para la madre como para la niña o el niño.

Cuando se pierde ese equilibrio y deja de ser satisfactorio, positivo y agradable para algunx de lxs dos, pierde su sentido. Eso es lo primero que remarca la matrona Carmen Ferro del ambulatorio de Villabona (Gipuzkoa) en esta entrevista.

 

Por ello, cada caso es diferente,  depende de esa relación y también lo son las razones y épocas por las que una madre deja de dar el pecho. En esta entrevista, Ferro nos distingue dos etapas diferentes. Por una parte, en los primeros 6 meses del/a niñx –cuando se recomienda alimentarlx solamente de la leche materna –hay razones para que una madre deje la lactancia. Son razones que se repiten:

– Las grietas de los pechos y el dolor producido por la mastitis.

– Que el bebe tenga poca ganancia de peso.

– El cansancio de la madre (ya porque le pide mucho el pecho o por un mal parto).

– Que los pechos produzcan poca cantidad de leche.

– La vuelta al trabajo a los cuatro meses del parto…

Muchas de esas razones, “si se detectan a tiempo, o se previenen y se toman medidas”, según Ferro, se pueden solucionar. Pero si “al detectarlos ya se ha roto el equilibrio entre la madre y su hijx, ya no hay nada que hacer”. Si la madre cuenta con la ayuda necesaria, puede superar estos problemas aunque sean dolorosos: de la familia, de otras madres que han tenido los mismos problemas, de grupos de lactancia, de las matronas…

El dolor de las grietas y la mastitis se puede aligerar con ayuda adecuada y rectificaciones; la escasez de leche con sacaleches; podemos darle la vuelta al problema del poco peso sin utilizar el biberón, con tetina y un tubo pequeño.

Un camino para no interrumpir la lactancia antes de lo deseado es detectar la razón por la que se va a dejar la lactancia y encaminar el problema con la ayuda del entorno.

(…)

CUANDO SE HA SUPERADO LA BARRERA DE LOS SEIS MESES, LAS RAZONES POR LA QUE SE DEJA LA LACTANCIA SON TOTALMENTE DISTINTAS

Llega un momento en el que la lactancia deja de ser beneficiosa, agradable o necesaria para algunx de lxs dos. En esos casos también se puede preparar el camino para que esta etapa no sea tan traumática.

El momento en el que un/a hijx nos dice que no quiere tomar más pecho suele ser un momento “hermoso”, dice Ferro; “la/el niñx piensa que ya es mayor y que no necesita más pecho”. En este caso el recuerdo de todo lo entregado con la lactancia ayudará a la madre a llenar este vacío.

Pero puede ser al revés, puede ser  la madre la que decide que no quiere seguir. En ambos casos lo importante es “terminar bien”, para no tener cargos de conciencia, ni traumas por esta razón.

PAUTAS PRACTICAS PARA SUSPENDER LA LACTANCIA

El proceso de destete debe hacerse de forma pausada, según Ferro. En la entrevista nos habla de varios ejemplos prácticos para preparar al niño para la nueva situación.

La lactancia es alimento, pero también es una fuente de afecto y apego.

Se debe explicar al/a niñx que el dejar de tomar el pecho no le va a quitar ni el alimento ni el apego. Para ello, propone empezar una preparación antes del destete: ofrecer el pecho cuando el/la niñx tiene satisfecho la necesidad afectiva , ha comido y después de haber tenido un momento agradable juntxs. De este modo “no tendrá sensaciones de desarraigo ni miedos

Cuando son muy pequeñxs, Ferro nos dice que hay que explicarles las cosas del modo que ellxs entiendan. Por ejemplo se les puede decir que los pechos se han dormido, suele ser muy directo y eficaz, si se tapan los pechos con un paño, en seguida  entienden la necesidad de la madre.

Cuando lxs niñxs son más grandes, Ferro nos propne utilizar un calendario e ir tachando lo días que faltan para el destete. Se puede organizar una pequeña fiesta para ese día, para celebrar que ya se ha hecho grande. De igual modo, el/la pequeñx debe notar que el hacerse mayor le va a traer beneficios. Ferro nos propone preparar algo especial para ese momento: darle alguna comida que le guste en la hora que tomaba el pecho puede servirnos de ayuda, durante un breve espacio de tiempo. “El/la niñx debe darse cuenta de que somos conscientes de su necesidad de alimentarse y de la necesidad de algún capricho”.

 Este texto es un resumen de la entrevista publicada en la tercera entrega de la revista HAZI HEZI Etxerako Heziketa Aldizkaria
Suscripción

 

 

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar