AlimentaciónSalud

La alimentación que nos corresponde a los humanos

 

Si nos preguntamos como debe de ser la alimentación de los humanos, hoy en día obtendremos distintas respuestas. La cantidad de información es casi ilimitada, y cada día aparecen más datos, junto a una cantidad de propaganda sobre productos maravillosos.

¿Es posible definir una alimentación esencial para todos los seres humanos, frente a tantas alternativas que se practican “sin mayores consecuencias”? En lugar de “encasillarnos” en una forma de alimentación ¿no sería más sensato y lógico respetar la “libertad de la gente” y que cada cual coma lo que crea mejor? Sin embargo todos los seres humanos poseemos el mismo cuerpo, y así como todos los seres vivos, según su cuerpo, pertenecen a especies y grupos de alimentación, debe haber algún tipo de comida que nos corresponda a las personas, como especie animal de la naturaleza.

Sin embargo, todas las ideas sobre alimentación existentes han derivado en una falta de respeto y comunicación con nuestro cuerpo. No deberíamos de confiar en las opiniones externas, pero si en lo que nos dice nuestro cuerpo.  Andar saltando entre teorías de antaño y hoy en día no es el camino, ya que nuestro cuerpo es el mismo que hace millones de años. Del mismo modo, no deberíamos elegir los alimentos solo por nuestro paladar, necesitamos que los alimentos que tomamos sean del agrado de nuestros órganos  No estamos obligados a cumplir ni lo que dice la ciencia ni sus horarios, lo más importante es hacer caso a los sentimientos de hambre y de sed.

Un lobo no elige comer “lo que quiere”, ni seguir teorías interesantes. Es un lobo. Debe comer carne. La naturaleza le ha dado un cuerpo, y también los alimentos correspondientes a ese cuerpo. Los animales salvajes, satisfacen las necesidades  de su cuerpo, por intuición, por ello nacen sanos, viven sanos y mueren sanos. Pero nosotrxs, desde que desarrollamos la capacidad de cuestionar todo, hemos perdido la intuición y la sensibilidad de cuidar nuestro cuerpo.

A la hora de alimentarnos, la inteligencia es nuestro mayor enemigo. Las personas y las sociedades mas intelectualizadas son las que peor se alimentan. Comemos sin tener hambre, porque somos inteligentes y debemos que es la “hora de comer”. Bebemos muchos líquidos sin tener sed, “porque los médicos nos dicen que es bueno”. Y luego aunque no nos sintamos bien. comemos “lo que se nos representa en la cabeza”.

Para aprender a alimentarnos mejor y en general, para vivir mejor, tenemos que sentir más y pensar menos. Que comer y como comer no es una “decisión sin demasiadas consecuencias”.

En otro momento analizaremos con más detenimiento cuales son los alimentos que nos corresponden como humanos, ¡y porque!

Garbiñe Etxaniz

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba