Inteligencia emocionalFrustracionesEducación

Soy tímida

 

lotsatia-tímidaSí, soy muy tímida. No se me ha pasado con los años, sigo sufriendo una timidez extraordinaria. Lo que me han dado los años son herramientas para superarla cada vez  y si me doy cuenta que estoy dejando de hacer algo por timidez cojo fuerza, contar hasta 3 o dar otra vuelta a la manzana y enfrentarme a la situación X que me produce pavor.

Cuando se trata de conocer gente nueva, integrarme en un nuevo grupo, mi timidez me bloquea hasta tal punto, a veces, de parecer una chulica que no quiere hablar con nadie.

En estas ocasiones me acuno por dentro y me trato con paciencia. No me obligo a hablar si no quiero, no me obligo a parecer simpática, ni corro a ser la amiga de alguien para que me salve el momento. Respiro y permanezco. Observo y solo cuando quiero interactúo con el resto.

Cuento esto porque he observado como muchos pamadres fuerzan a su prole a no ser tímidos y relacionarseque no pasa nada” “hay que ver que no quiere ir a jugar con el resto de los niños” “huyyyy si te has puesto colorá” o justificándolos “es que es muy vergonzosa

Señoras y señores, estos supuestos ánimos NO nos ayudan a los tímidos. Nos hacen sentir infinitamente pequeños y cada uno de los comentarios haciéndonos saber que no nos estamos integrando nos hunden más en la miseria…

Cuando me encuentro  con un peque tan tímido como yo, le digo que lo entiendo, que a mí me pasa lo mismo y que cuando quiera hablarme o jugar  yo voy a estar dispuesta.

Forzar a los tímidos a hacer algo que no queremos NO nos ayuda. Lo que necesitamos son refuerzos, herramientas, dar pequeños pasos para ir ganando confianza, necesitamos que permanezcáis a nuestro lado sin dejarnos en evidencia. Ya sabemos que en realidad no pasa nada pero… ¡tenemos vergüenza!!

May Serrano

etiketak

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar