0-56-11Inteligencia emocionalEducaciónComunicación no-violenta

Agresividad infantil: aprendiendo a autocontrolarse

 

komunikazio_bortitzaLa agresividad infantil es parte de su desarrollo normal en una etapa de la vida,  como por ejemplo que un bebé grita o patalea; ya que hay momentos evolutivos en el que todavía no ha desarrollado las habilidades lingüísticas y no posee la capacidad de controlar sus impulsos.

Sin embargo, estas conductas no se consideran adecuadas en etapas evolutivas posteriores y a menudo padres y educadores no sabemos muy bien cómo actuar para que esa conducta cambie.

Hablamos de conducta agresiva cuando es intencionada y el daño puede ser físico o psíquico a una persona u objeto. En el caso de los niños la agresividad se presenta generalmente en forma directa ya sea en forma de acto violento físico (patadas, empujones,…) como verbal (insultos, palabrotas,…).Pero también podemos encontrar agresividad indirecta, según la cual el niño agrede contra los objetos de la persona que ha sido el origen del conflicto, o agresividad contenida según la cual el niño gesticula, grita o produce expresiones faciales de frustración.

borroka

Esta conducta agresiva es normalmente aprendida por los mayores y que por lo tanto, se puede modificar. ¿Pero cómo?

1.-DESGRANAR LAS CONDUCTAS AGRESIVAS

1.1.- Primero, hay que definir la conducta, ¿Qué ha hecho? Ha gritado, ha pataleado, ha tirado objetos…

2.2. Posteriormente, debemos de saber con la frecuencia con cuál lo hace ¿lo hace cada semana?¿la mayoría de la semana? ¿cada mes?  Es conveniente anotarlo en un cuadro –preferiblemente semanal- para saber su frecuencia real.

1.3. Luego, habrá que anotar los antecedentes y los consecuentes que provocó la conducta, ahondar qué es lo que provocó esa conducta. De la misma manera, saber ¿en qué temporadas o situaciones son más frecuentes? ¿en la casa o en el colegio?

2. Después de haber recopilado y analizado todos los datos, es el momento del ACUERDO PARA MODIFICAR LA CONDUCTA. Para ello, hay que ayudarle a reaccionar, hablarle… el adulto le va a incentivar en juegos cooperativos, otras alternativas en la relación con las personas, va a intentar que reducir su impulsividad ante la provocación y mantener la calma, a proporcionarle mucha actividad física…además y por supuesto, de reducir al niñx de modelos agresivos. Modelo agresivos también son los programas de televisión en el cuál utilizan el grito y la provocación para relacionarse entre ellos, por los que es mejor evitar verlos. También se puede hacer un contrato (esto a partir de los 9 años aproximadamente) con el hijx en el que acordéis que no va a patalear más, gritar, tirar objetos…y si lo cumple recibirá una gratificación, lo que más le guste a él.

3. Después de haber llegado a un acuerdo, se pondrá en PRÁCTICA EL PLAN durante un periodo de tiempo, por ejemplo, durante 3 semanas o 1 mes. Se pondrá en práctica todo lo acordado.

4. Por último, SE EVALÚA EL RECORRIDO. Si no mejora, habrá que analizar qué aspectos hay que mejorar (si unos de sus familiares directos es altamente agresivo difícilmente se podrá cambiar desde la escuela).Si mejora, poco a poco se irán quitando las recompensas materiales y de otro tipo mientras que se mantiene el cambio.

Maiteder Santos Agirre

 

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar