Rincón de lectura

Mujeres Imperfectas: Origen real del Día de la madre

Blog de Mujeres Imperfectas

O la historia de cómo nos han robado una llamada a la paz y se ha convertido en un día dedicado al consumismo y a reforzar la idea de que las mujeres, madres pertenecen al hogar.

Julia Ward había escrito en su diario cuando enviudó que iniciaba su nueva vida. Años antes, en 1870, había escrito el poema titulado Proclama del día de las madres:

¡Levántense, mujeres de hoy!

¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes.

Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas.

No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’.

Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos.

Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice ‘¡Desarma! ¡Desarma!’

La espada del asesinato no es la balanza de la justicia.

La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión.

En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales.

Durante dos años intentó que se llevara a cabo un congreso de esta naturaleza. La idea de Julia influyó en Anna Jarvis, un ama de casa que organizó a las mujeres durante la Guerra Civil para trabajar en mejorar las condiciones sanitarias para ambas partes y en 1868 comenzó a trabajar para conciliar los vecinos de la Unión y la Confederación. Su hija también llamada Anna Jarvis, recogió el testigo y cuando su madre murió, promovió la idea del día de las madres.

En 1914 el Congreso de Estados Unidos aprobó una resolución conjunta y el presidente Woodrow Wilson firmó, para establecer que el segundo domingo de mayo de cada año, se celebraría el día de la madre haciendo hincapié en el papel de la mujer en la familia.

Ana Jarvis se opuso a lo que acabó siendo la comercialización del día de la madre.

Nosotras hoy queremos unirnos a Julia Ward y Ana Jarvis y hacer un llamamiento a las mujeres del mundo, un llamado a la PAZ.

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar