Inteligencia emocionalVivenciainteresgarriakTTiKLiK!

LA IMPORTANCIA DE QUERERSE A SÍ MISMO/A

Hace unos días me vino a la mente la época en la que llevaba el mango del paraguas encajado en el hombro, aquel tiempo en que los huesos de mi cadera cabían en cada una de mis manos. Nuestra madre se valía de sus abrazos para contar mis costillas y comprobar, así, si se notaban más o menos. Yo, a mi vez, intentaba disimular todo eso con 5-6 capas de ropa.

Parece que han pasado muchos años desde entonces… y lo cierto es que, pasar, han pasado, pero en cuanto a olvidarlos, no puedo olvidarlos todavía. He estado 7 meses ingresada en hospitales; concretamente, durante todos estos años he conocido 3 hospitales distintos: 4 meses en unidades psiquiátricas y 3 en una habitación ‘normal’ de hospital.

La anorexia no es un tema fácil. Por una parte, porque no se habla de ella, y por otra, porque quienes la hemos sufrido o los/las que están inmersos/as en ese torbellino no quieren hablar del tema.

Ayer mismo leí un artículo en facebook, que trataba el tema de las páginas pro-ana y pro-mia. Pro-ana son páginas que fomentan la anorexia, y pro-mia las que hacen lo mismo con la bulimia. Me picó la curiosidad y acabé en una de esas páginas. Es terrible lo que aparece en ella. Y más terrible todavía que nuestra sociedad acepte páginas como esas. En otros países ya están prohibidos este tipo de contenidos, como tantos otros que fomentan el racismo o la violencia.

Pero… ¿cómo se ‘cura’ esta grave enfermedad?

Hasta hace aproximadamente 2 años pensaba que era ‘incurable’. Pero ahora ya sé que es posible salir de ahí. Aunque los/las que hemos salido tenemos que estar siempre atentos/as, porque cualquier cosa nos lleva a dejar de comer.

Más que a la cura, yo le daría prioridad a la prevención. Cuando estaba enferma, mi único objetivo era desaparecer. Cuanto más menguaba, mayor era mi fuerza; porque estaba consiguiendo lo que quería. Estaba destruyendo a la persona que yo más odiaba. Poco a poco, llevaba mi vida a un suicidio no planificado.

La razón más evidente de esta enfermedad es la falta de AUTOESTIMA. Por eso, debemos darle la importancia que se merece a ayudar a nuestros hijos e hijas desde que son pequeñitos/as a que tengan una AUTOESTIMA saludable. Ya sé que para los padres y las madres tiene más importancia a que sus hijos e hijas sean buenos/as en inglés, francés o matemáticas. A cuántos/as niños/as hemos enviado desde pequeñitos/as a particulares… con el objetivo de que cuando sean mayores tengan estudios superiores y sean personas de provecho… Pero, ¿dónde se encuentra el tiempo para desarrollar la AUTOESTIMA de esos/as niños/as? ¿Realmente estamos haciendo bien al apuntarles a tantas actividades y sin darles la atención que necesitan?

Teniendo en cuenta que soy madre, sé que este trabajo no es fácil. A mí también me cuesta. Después de un torbellino de 20 años, he pasado 2 años y medio en una situación desconocida para mí (sin castigarme a mí misma…), y es ahora cuando estoy realizando el trabajo de quererme y respetarme. No es un camino fácil, porque muchas veces siento las ganas de ‘recuperar’ viejas costumbres. Pero soy yo la que está aquí, soy la persona que más tengo que cuidar en este mundo, soy yo y únicamente yo la que debe hacer este trabajo. Si yo no estoy bien, lo que está a mi alrededor tampoco está bien.

¿Y tú? ¿Te quieres a ti mismo/a? 

Itxaro Mendizabal Amundarain = Itxaro ttiklik

2015/01/30 GOIBERRI

Traducción de: Izaskun Egiguren Imaz iegigurenimaz@hotmail.com

 

etiketak

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar