OparipuinakTTiKLiK!

Oparipuina: AMETS, EL PARAGUAS Y EL CARACOL (gazteleraz)

 

Había una vez un niño que se llamaba AMETS.

Este niño era muy bueno

haciendo dos cosas muy bien,

dibujar y bailar.

 

Una tarde muy lluviosa un caracol dibujó.

Y su madre cuando lo vio un nombre le pidió.

El niño un momento lo pensó.

“Caracol-col-col” le llamaremos con ilusión.

 

Su madre, inspirada, un paraguas con orejas, ojos, boca y nariz coloreó.

Y el niño cuando lo vio  un nombre le pidió.

La madre un momento lo pensó.

”Parasol-sol-sol” le llamaremos con ilusión.

 

Y la madre y el hijo se pusieron a bailar.

¡Caracol-col-col!

Cantaba a ritmo nuestro AMETS.

¡Parasol-sol-sol!

Repetía su madre junto a él.

 

Y después del esqueleto menear

en la pared pusieron los dibujos para decorar.

Caracol-col-col a este lado.

Parasol-sol-sol junto a él.

 

Y al rato, ya no estaba, Caracol-col-col desapareció.

¡Oh! ¿Dónde estás Caracol-col-col?

¿Debajo de la cama? ¡No!

¿Dentro de un cajón? ¡No!

¿En la caja de pinturas? ¡Qué no, qué no, qué no!

 

Lo buscaron y rebuscaron

pero Caracol-col-col no apareció.

AMETS miraba triste la hoja en blanco en el salón.

 

De repente Parasol-sol-sol ya no estaba en su papel.

¡Ay que susto! ¡Ay que soponcio!

Otro más que se fue.

 

Y la amatxo al darse cuenta  va corriendo a por agua

pues del susto le han entrado ganas de beber.

 

Pero AMETS, muy valiente, en el cuarto se quedó

y miró y miró por todos los lados de la habitación.

Cuando oye que le llaman muy bajito sólo a él.

¡AMETS, AMETS! ¡Búscanos, búscanos! Escuchó.

Y se asoma a la ventana y allí estaban los dos,

muy juntitos y contentos de tener a AMETS para ellos dos.

Y AMETS muy alegre  en una mano lleva a Caracol-col-col

y en la otra a Parasol-sol-sol.

 

De repente viene un viento, muy reviento y juguetón.

Y Parasol-sol-sol se abre de sopetón.

 

¡Ay qué risa, ay qué risa!

Grita AMETS con alegría.

Pues volando por el cielo se ha encontrado, ¡que ilusión!

 

En una mano el paraguas y en la otra el caracol

y volando revolando por el cielo de la risa.

¡Ay qué risa, ay qué risa!

Grita AMETS cada vez más deprisa.

 

Y la amatxo que lo vio al aitatxo le llamó.

¡Ven corriendo por favor, y toca fuerte el tambor!

¡Que AMETS se va volando con un paraguas y un caracol!

 

El aitatxo a toda prisa coge el tambor y el saxofón.

Y tocó y tocó y la música hacia el cielo se subió.

Y subió y subió y hasta los oídos de AMETS llegó.

 

¡Ay ya ya ay! ¡Ay ya ya ay!

¡Qué el aitatxo me llama con el corazón!

Dijo AMETS ya muy serio y reserio porque esto era un follón.

 

Y Parasol-sol-sol da la vuelta remolón

hasta llegar a la ventana y entrar en la habitación.

 

Caracol-col-col al balcón.

Parasol-sol-sol al cajón.

Y AMETS muy perezoso a la cama a descansar

que por hoy ya hemos tenido aventuras que disfrutar.

 

 

 

(noviembre 2012) Pily

 

etiketak

Related Articles

4 Comments

  1. ¡A ze dibertigarria, alaia eta imaginazioz beteta dagoen ipuin hau¡ Asko gustatu zait.

    Polita da ikustea da hainbat era daudela ipuin bat kontatzeko.

    ¿Noizko daukagu hurrengoa…?

  2. Gracias!! Esta genial, me ha encantado, asi que en breve se lo contare a Amets. Se lo prepararé de una forma especial, con la magia que se merece. Una vez mas muchas gracias !!

Utzi erantzuna

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Back to top button
Close