Salud

Anemia infantil

 

La anemia por deficiencia de hierro es un problema nutricional frecuente entre los niños y adolescentes ya que la alimentación que reciben no aporta la cantidad de hierro que necesitan.

La anemia en los niños pequeños aumenta la susceptibilidad a las enfermedades prevalentes en esta etapa de vida, las que pueden originar:

  • retardo en el crecimiento, 
  • problemas en el aprendizaje y 
  • en el desarrollo psicomotor.

Señalar que comúnmente la anemia no presenta síntomas evidentes, razón por la que los padres de familia deben estar atentos a si los menores presentan, entre las evidencias más frecuentes:

  • fatiga y sueño excesivo,
  • falta de concentración,
  • palidez de la piel y mucosas,
  • bajo rendimiento en la escuela.

Advertir, además, que los cuadros patológicos severos pueden ocasionar:

  • problemas cardiovasculares y neurológicos, 
  • así como cambios en la conducta.

La mejor manera de prevenir la anemia es mejorando las prácticas de alimentación: incluyendo en la dieta alimentos ricos en hierro, así como menestras en combinación con alimentos que contengan vitamina C.

Recomendaciones:

•    Para los niños menores de 6 meses, la lactancia materna exclusiva y lactancia materna continúa como mínimo hasta los dos años de edad, así como iniciar la alimentación complementaria a partir de los seis meses de edad.

•    Para los niños mayores de tres años:

  1. Consumir alimentos variados de valor nutritivo, de origen animal, por lo menos tres veces por semana, al igual que las menestras
  2. Consumir alimentos ricos en calcio, verduras y frutas diariamente
  3. Tomar zumosy refrescos de frutas naturales o agua mineral
  4. Evitar enviar productos “chatarra” a las escuelas: bolleria industrial, productos azucarados…
  5. Evitar la ingesta golosinas y gaseosas.

Fuente: www.elikabio.com

etiketak

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar